VINO DE MISA BLANCO

7 de March del 2019

Características

COLOR BLANCO DORADO

Elaborado de modo tradicional con una mistela de uva moscatel, tal como se ha venido haciendo en la zona de Valencia desde hace más de 200 años.

Creado con cariño y profesionalidad, siguiendo las normas y prescripciones eclesiásticas y la disciplina de los Sacramentos.

El sistema de elaboración de una mistela consiste en un prensado de las uvas de moscatel para obtener el zumo de la uva, seguidamente y de forma inmediata, se le añade alcohol de origen vínico para evitar que el zumo de la uva fermente, ya que las levaduras en presencia de dicho alcohol se ven incapaces de sobrevivir y, por tanto, el sabor dulce que se siente al beber el vino de Misa es el puro zumo de la uva.

Mompó vino de Misa, se mantiene tras cinco generaciones y se ha convertido en el vino de misa referente en Asia, zona a la que el creador se dirigió en la segunda quincena del siglo XIX para comercializarlo siguiendo a los misioneros que iban a evangelizar las provincias españolas como Filipinas y también Japón y China.

El vino de Misa Mompó no ha cambiado desde entonces porque a pesar de que el cultivo de la uva moscatel ha tenido una evolución importante con el sistema de emparrado y regadío, con lo que se consigue una mayor producción pero de menor grado, al mismo tiempo se ha evolucionado hacia la elaboración de mistelas más pálidas y con menor contenido dulce (propio del viñedo de regadío), pero este vino se ha continuado elaborando del modo tradicional partiendo siempre de uva moscatel de cepas en vaso viejas y con menor producción. Además buscamos que la uva este un poco sobre madurada.

El vino se mantiene un mínimo de seis meses en depósito antes de su embotellado.

Con todo ello, se obtiene un gran vino de Misa, en color y sabor, gracias a esta mayor maduración de las uvas.

Fue el vino oficial y obligatorio en todas y cada una de las Misas que Juan Pablo II presidió en Filipinas en 1995 y también en la visita a Filipinas que realizó en 2015 el Papa Francisco.